Todo lo que debes saber sobre el impuesto de plusvalía municipal

impuesto sobre la plusvalía municipal
Conocido en términos técnicos como Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, la plusvalía municipal es de los impuestos más controvertidos, y es que incluso, arrastra varias sentencias judiciales. Hace menos de un año, el Tribunal Constitucional decretó que esta tasa no debe realizarse cuando la venta de un inmueble se haya realizado a pérdidas. Además, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictó que en caso de que la operación sea a ganancias, el interesado también tendrá la ocasión de reclamar, ya que los ayuntamientos pueden cobrar por error hasta un 35% más del importe total.

Bien, ya sabemos que la plusvalía es un impuesto cuyo pago se puede reclamar, pero la pregunta que todos queremos saber es: ¿Qué es realmente la plusvalía municipal? En líneas generales, se puede decir que es una cantidad de dinero que todo vendedor debe abonar a su ayuntamiento un mes después de haber vendido su vivienda. Pero los vendedores de una propiedad no son los únicos que deben abonar este impuesto, ya que en caso de donaciones, herencias, sucesiones… será el receptor del inmueble quien deba pagar este tributo.

¿Quién debe pagar el impuesto de plusvalía municipal?

En líneas generales, tanto en el caso de una venta como en el de una donación, la plusvalía municipal hace referencia al aumento de valor de un inmueble en un tiempo determinado, concretamente, mientras la casa perteneció a su anterior propietario. De esta forma, para evitar confusiones, lo explicaremos de la siguiente manera:

  • Plusvalía para vendedores: deben abonar la cantidad respectiva al aumento de valor que ha experimentado la vivienda con respecto al precio que pagó cuando la adquirió
  • Plusvalía para donatarios: el receptor de una herencia debe pagar al ayuntamiento el aumento de valor que haya experimentado la propiedad mientras esta pertenecía a su anterior dueño

Pero en este caso, hablaremos únicamente del caso de los vendedores que deben pagar la plusvalía, y es que una vez hecha la ley, hecha la trampa, como se suele decir. Para evitar abonar este impuesto, los propietarios suelen inflar el precio de la vivienda para que el comprador, sin saberlo, al pagar el total, pague en él el valor bruto de la propiedad, con el impuesto de plusvalía municipal incluido. Aunque también existen casos en el que ambas partes acuerdan que sea el comprador el que pague el total.

¿Cómo sé si puedo reclamar el impuesto de plusvalía municipal y cómo puedo hacerlo?

Volvamos al principio del post, en el que adelantábamos que la plusvalía municipal era un impuesto particular, algo fuera de lo común, e incluso algo polémico debido a las sentencias legales por las que pasó durante el año 2017. Ese paso por las instancias judiciales ha provocado que hoy por hoy cualquier ciudadano que haya vendido una propiedad (o bien, que la haya recibido en una herencia) pueda reclamar al ayuntamiento el coste del impuesto.

Haya registrado ganancias o pérdidas en la operación, el interesado podrá solicitar la devolución de este tributo municipal, siempre que claro, el pago no haya prescrito. La persona interesada tendrá un plazo de reclamación que se podrá alargar hasta los cuatro años en el caso de que el pago del impuesto fuera voluntario (es decir, autoliquidación), pero en caso de que el pago fuera a requerimiento del consistorio (esto es, liquidación), el plazo será solo de un mes, siempre teniendo como referencia la fecha en la que se hizo efectivo el pago de la plusvalía.

Para hacer válida la reclamación, el interesado deberá aportar unos documentos para que la solicitud se pueda tramitar. Los archivos que el solicitante deberá adjuntar son: una copia de su Documento Nacional de Identidad (DNI), una copia de la escritura de adquisición junto a una copia de la escritura de transmisión (tanto en caso de compras/ventas como de herencias y donaciones), y por último, una copia de la autoliquidación o liquidación del impuesto cotejado.

Presentando estos documentos en el plazo indicado, cualquier persona que haya tramitado la transacción de un inmueble podrá acudir a reclamar.

La mejor opción es acudir a una asesoría, o inmobiliaria que cuente con este servicio, para que un experto se encargue del proceso, pero asegúrate de que la cantidad que percibirías será superior a los gastos de gestión, o saldrás perdiendo.



Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *